tu blog de viaje

¿Qué ver en Cuba en dos semanas?

Cuba no es solo La Habana o una pulserita de todo incluido en un Resort, Cuba es mucho más. Puede creerse que por ser una isla pegada a Estados Unidos es un lugar pequeño y monótono, con pocas cosas que ver, pero están completamente equivocados. Cuba es una lista que cuenta con más de 1.000 km de extensión entre sur y norte, además es un sitio con una fuerte personalidad propia, arraigada por colonialismo, dictadores y revoluciones.

¿Qué hay que tener en cuenta cuando voy a Cuba?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que vas a ver un lugar singular, que te va a marcar de por vida, porque lo inusual aquí en Cuba es lo cotidiano. Hay varias compañías que vuelan a La Habana desde España y el vuelo suele durar entre 10 u 11 horas, así qué, no lleves las series al día, cómprate un libro o duerme, porque te va a dar tiempo.

¿Qué necesito para entrar en Cuba?

Para entrar en Cuba necesitarás una tarjeta de turista válida para 90 días y se puede tramitar por agencia de viajes (si llevas el viaje programado), a través de una agencia online o en la embajada cubana de España. Además, es obligatorio que tu pasaporte tenga una validez mínima de 6 meses y es obligatorio llevar un seguro médico o un seguro de viaje para poder entrar en esta isla caribeña. Lo que si es verdad es que no es necesario vacunarse para entrar en la isla.

¿Cuál es la mejor época para viajar?

Es una Isla del Caribe, frío no vas a pasar vayas cuando vayas y la humedad está a la orden del día, lo que hace que las planchas del pelo sean un bonito posapapeles. La temperatura media de la isla durante todo el año oscila entre los 20 y los 30 grados, pero tiene dos estaciones muy marcadas:

  • De mayo a octubre: tiempo de tormentas tropicales y ciclones
  • De noviembre a abril. Una temporada más seca.

¿Qué me llevo a Cuba?

Nuestra recomendación por encima de todo es ropa fresca y traspirable, al ser posible que no sea amarilla, porque entonces vas a venir con anemia de la cantidad de mosquitos que te van a picar, una gorra o sombrero, bañador o chanclas, son alguna de las cosas que no pueden faltar en tu maleta. Hablando de mosquitos, no olvides por nada del mundo un buen spry antimosquitos, porque hay muchos y de piedad no andan sobrados. En cuanto a medicina, las farmacias están bastante desabastecidas, lleva lo necesario.

¿Qué moneda hay en Cuba?

En Cuba existe el peso cubano y el peso turístico. Si vas con todo incluido y el viaje programado, con el peso turístico te sobrará, pero si vas por tu cuenta no está de más tener unos pocos de pesos cubanos. Ojo cuando te vayan a dar el cambio, porque te pueden intentar meter gato por liebre, que te devuelvan siempre peso turístico, que es mucho mejor.

¿Dónde me puedo alojar en cuba?

Hay varios tipos de alojamientos: Si vas en plan playa te quedarás en un lujoso hotel muy parecido a los que hay en la costa de aquí o si vas con un viaje programado, probablemente te quedes en algún hotel de los años 40 o 50 que hay por la ciudad. Nosotros, para disfrutar 100% del viaje, nos quedamos en una de las muchas casas particulares que hay repartidas por toda la isla. Son alojamientos turísticos regentados por el gobierno, donde convivirás con cubanos y suelen ser bastante limpios y cómodos. 100% recomendable.

¿Y cómo me puedo mover por la Isla?

Esto si que es una odisea porque las comunicaciones en Cuba no son las mejores del mundo. Si vas a moverte por la ciudad, recomendamos encarecidamente que cojas uno de los coches antiguos, también llamados Almendros, que salen en todas las fotos, son una pasada. Sino también existen taxis o buses, incluso, si quieres libertad absoluta, puedes alquilar un coche, pero te advertimos que son bastante caros y no suele merecer la pena.

Para cambiar de ciudad si es más dificultoso, aparte del coche alquilado o si lo haces en un viaje concertado no tendrás problemas porque te llevarán y te traerán siempre. Pero si optas por el autobús, está la línea de autobús Viazul, que se encarga de moverse por toda la isla. Te aconsejamos que si coges este servicio, es necesario tener paciencia, porque no es fácil moverte por la Isla.

Primera parada. La Habana

En La Habana se respira otra cosa, quizás sea por la forma de ser de la gente, alegre y tranquila, quizás sea por su singular arquitectónica, que mezcla exuberantes edificios de la revolución con edificios medio destruidos, quizás sea por su mar, quizás sea por su clima, ¿qué se yo? Quitando esto, hay muchas cosas que no te puedes perder en La Habana.

La Habana Vieja

La habana mezcla el modernismo con el antiguo estilo colonial. Por ello, el casco antiguo es una de las zonas más turísticas de la Ciudad, por toda la magia que tiene esa mezcla de barroco y estilo moderno colonial que es la plaza vieja, nuestra primera parada, con edificios del siglo pasado, que tienen sus bajos llenos de bares.

Dejando la Plaza Vieja, encaramos el camino hacia la catedral, allí nos cruzamos con un punto lleno de sea magia cubana, una feria de publicaciones, pero ojo, está algo escondido, se encuentra por los alrededores de la calle Baratillo. Después de esto, llegamos a la plaza de la catedral, una plaza más pequeña, pero con preciosos edificios de estilo barroco. Todos ellos presididos por la catedral de San Cristóbal de la Habana.

De plaza en plaza y tiro porque me toca, vamos ahora para la Plaza de Armas, que es la plaza más antigua de la ciudad. A diferencia de las otras plazas, la Plaza de armas es, lejos de las otras dos plazas, es un área verde. En esta plaza también podemos encontrar el Palacio de los Capitanes Generales. Esta terraza cuenta, como en las dos anteriores con bares y música, para amenizar el tiempo que estés en la misma. Al lado de la plaza de la Catedral, llégate y escucha un poco de música.

No tenemos que movernos mucho de la Plaza de Armas, solo tenemos que irnos a la zona que da al mar para encontrar el Castillo de la Real Fuerza, siendo esta una de las más antiguas fortalezas que aún siguen en pie por el continente americano. Este castillo, como suele ser tradición, contiene un museo que habla de sus alrededores.

Sin desmerecer a nada lo anterior, que de verdad, es muy bonito y hay que ir sí o sí si visitas Cuba, es el famoso Malecón. El Malecón de la Habana no es más que la ventana de la ciudad al mar Atlántico. Cuando vas sorprende, sorpresivamente, su gran similitud con el malecón de Cádiz (zona de Campo del sur). Además, cerca está la zona de Casablanca, donde podrás ver la casa del Ché, el Cristo de la Habana o la Fortaleza de San Carlos.

Puesta de Sol desde el Malecón

Capitolio

Te sorprenderá por un momento, lo grande que es y, luego, también te sorprenderá el parentesco con el capitolio de EEUU. Se encuentra en el municipio Centro Habana y es uno de los puntos con más tráfico de la capital cubana. Este edificio de 62 metros hecho con piedra caliza y granito, fue construido en 1926 por Gerardo Machado, con el beneplácito de Estados Unidos, que contaba con una gran influencia en la isla por aquellos tiempos.

En la actualidad el capitolio alberga la academia cubana de ciencias y la biblioteca nacional de Ciencia y Tecnología. La entrada está formada por seis columnas, cuenta en la parte alta con dos esculturas de bronce. Este edificio está repleto de salas y en el centro uno no se puede perder la Estatua de la República, de casi 15 metros de altura. Para finalizar, cuenta con una exuberante cúpula con un diamante en el centro que señala donde empieza la radial de carreteras de Cuba.

A qué nos suena este capitolio

Castillo de los Tres Reyes del Morro

Este castillo fue construido entre los siglos XVI y XVII y tenía como objetivo proteger a la isla contra invasores y piratas. Está en una zona de la Habana que se conoce como el morro Atlántico y gracias a este enclave, se convierte en único para ser visitado. Dentro de sus murallas, guarda innumerables historias sobre La Habana, por eso es muy recomendable su visita. Y si con estos motivos no han sido suficientes, me quedé engatusado con las vistas que tiene, tanto a la ciudad como al mar. Recomendable no, lo siguiente.

Plaza de la Revolución

Otro de los lugares icónicos de Cuba junto al Malecón y el Capitolio es la plaza de la revolución. Esta plaza de estilo moderno (yo diría que más bien es estilo soviético), es una de las más grandes del mundo, ya que cuenta con 72.000 metros cuadrados. Originariamente no se llamaba plaza de la revolución, se llamó plaza Cívica, pero heredó ese nombre, ya que contrajo un peso significativo durante la revolución cubana.

Actualmente cuenta con varios ministerios, como el ministerio del Interior, donde podemos ver el archiconocido, gracias a las fotografías, imagen en relieve del Che Guevara. Hace poco, además, se inauguró uno igual, pero de Cienfuegos en el ministerio de transporte, además del memorial a José Martí. Allí se encuentran las administraciones del gobierno cubano. No es especialmente bonita, pero si es un lugar cargado de significado

Museo del Ron

No, no el museo del Ron o el Havana Club no es un sitio para beber o para gente aficionada al Ron, es un lugar imperdible de la Habana, sobre todo para entender su idiosincrasia. Situado en la Avenida del Puerto, el museo del Ron: Havana Club nos explica como se consigue una de las bebidas icónicas de Cuba y mundialmente conocida: el ron. Está instalado en una casa colonial del Siglo XVIII y en un recorrido de algo más de una hora de duración veremos desde la visita a un cañaveral, todo el proceso de fabricación del Ron.

Anexo de La Habana:

Tendremos que comer, ¿no? El Floridita y La Bodeguita del medio.

Para comer tienes dos opciones, o te vas a sitios poco conocidos, pero que tienen una calidad de comida bastante buena, o te vas a sitios más conocidos, algo más caros, pero con una calidad altas, tenemos La Bodeguita del Medio y La Floridita.

La Bodeguita del Medio es uno de los lugares más visitados por los turistas, tanto anónimos como famosos, con fotografías y objetos con un alto simbolismo. Es un local muy típico cubano, donde además de su gastronomía también puedes disfrutar de Mojitos y Gastronomía. Nosotros fuimos un día, porque queríamos comer comida más típica cubana en restaurantes menos conocidos.

Otro de los restaurantes más representativos de Cuba es la Floridita. Su principal fama viene por los daikiris y fue idea de un comerciante español, y su idea fue plasmada en 1817. El local se llamaba antiguamente La Piña de Plata.

Dejamos la capital, y nos vamos Santiago de Cuba

Avión y a la otra punta de la Isla, Santiago de Cuba, la cuna de la revolución cubana. Vamos a la casa de Fidel Castro para luego ir al Cuartel Moncada y el horror que sufrían los que estaban allí dentro. Luego fuimos al Parque Céspedes, con varios edificios goubernamentales y donde Fidel dio uno de sus famosos discursos. Nuestra siguiente parada fue en el Museo de Ambiente Histórico Cubano, la casa más antigua de toda Cuba y que representa un viaje en el tiempo entre todas las tendencias arquitectónicas del país a lo largo de los siglos

Después del museo, nos acercamos hacia la plaza de la Revolución, una imponente plaza inaugurada en 2004, esta imponente plaza nos lleva, indudablemente hasta las tumbas más importantes de cuba, desde José Martí hasta Fidel Castro, en el cementerio Santa Ifigenia. Es un imponente cementerio que permite conocer toda la historia de la Isla.

Nuestras siguientes paradas fueron la Catedral de nuestra señora de la Asunción y la Catedral de Santiago de Cuba. Después de un buen rato en coche, llegamos a la Basílica de la Virgen de la Caridad del Cobre y es tan famosa porque cuenta con la imagen más venerada de Cuba, con más de 400 años de antigüedad.

Para terminar Santiago de Cuba, nos dirigimos al Morro y a su castillo. Una fortaleza costruida para defender a Santiago de los Piratas, es impresionante ver el atardecer desde allí, su costa, sus murallas y sus cañones. Un lugar mágico donde hay que ir

De Santiago a Trinidad y nuestra ruta por el oeste

Dejamos la Habana después de tres intensos días y nos ponemos en marcha hacia Trinidad. Como os he comentado anteriormente, los transportes en Cuba son poco menos que un infierno, pero bueno, hemos conseguido llegar después de muchas horas, que no es poco. Trinidad es junto a Camagüey (Que no nos dio tiempo a visitar) las ciudades coloniales por excelencia.

Hay que tener claro desde primera hora que es Cuba, que tiene la magia de Cuba y una arquitectura muy peculiar. Además de todo esto, esta ciudad fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1988. Dos días tenemos para descubrir esta maravillosa ciudad. Nos quedamos en una casa particular, porque merece la pena conocer una casa por dentro y ver cómo viven en Trinidad.

Muchas cosas que ver y nuestra primera parada fue el Museo Histórico Nacional, situado en Palacio Cantero. Un palacio que perteneció a un millonario azucarero, nos hace observar como era una mansión de las familias ricas cuando la ciudad estaba en todo su esplendor. Además del museo, cuenta con una torre donde podrás ver casi toda la ciudad. Paso obligatorio si vas a Trinidad.

Después de pasear un poco por sus calles, llegamos a la Iglesia Parroquial La Santísima Trinidad, nosotros tuvimos la mala pata de perdernos la puesta de sol, porque nos perdimos, pero todo el mundo dice que es muy especial verlo. A continuación, después de una cena rápida,  seguimos hasta la casa de la Trova, para después ir a la Plaza Mayor, donde tomamos algo en un ambiente muy tranquilo y distendido. Por presiones externas de gente de Trinidad, nos fuimos a la discoteca más famosa de Trinidad, La Cueva. Brutal.

Al día siguiente nos levantamos más tarde de la cuenta, pero callejeamos e hicimos muchas fotos, porque las callecitas de Trinidad invitan a un carrete de más de 36 fotos, además del museo de arquitectura colonial, para entender por qué son así las casas de la ciudad. Comimos en el Gourmet y luego nos tomamos algo en la Canchánchara, lugar de obligada visita si estás en Trinidad. Hoy si, hoy si vimos la puesta de sol en la escalerilla de la Parroquia

De una ciudad bestial a otra, Cienfuegos

Cambiamos de ciudad, Cienfuegos, también conocida en Cuba como la perla del sur. Única ciudad fundada por inmigrantes franceses y declarada también Patrimonio de la Humanidad. Nuestra primera parada fue por el Boulevard de Cienfuegos hasta el parque José Martí, donde se encuentran la catedral y varios edificios gubernamentales.

Nuestra siguiente parada fue en el Teatro Tomás Terry, un teatro de estilo colonial muy recomendable para ver. De ahí pasamos al Palacio Ferrer, su museo de las artes y subir a su Torre para poder ver todo el pueblo y la bahía de Cienfuegos. A continuación, vamos al club Cienfuegos a tomar y a comer algo.

Después de haber repuesto fuerzas, nos encontramos con uno de los lugares más singulares de Cienfuegos, diría que de Cuba, y mira que es complicado quedarse con una construcción o lugar de Cuba por singular, pero no es más que el Palacio del Valle. Hoy en día el palacio es un restaurante con terraza, hay que ir, sin discusión.

Vistas de Cienfuegos

Varadero

Las playas de Varadero son impresionantes, y te lo dice uno que viene de un pueblo costero, pero no parece que sea Cuba. Sinceramente, las playas son espectaculares, pero el motivo de nuestro viaje era conocer Cuba y este trozo de costa es muy artificial, parece que has ido a otro país. No hay población y es todo un pueblo por y para el resort de pulserita.

Puedes alejarte un poco de Varadero e ir a Cayo Santa María, un sitio más tranquilo y menos lujoso, todo más natural. Aunque es caro, es recomendable dar un paseo en barco por la zona, porque es muy muy relajante.

Un viaje por la naturaleza cubana: Valle de Viñales

Nuestra siguiente parada (y última parada antes de volver la Habana y coger nuestro vuelo) fue en Valle de Viñales, un valle que, como Trinidad y Cienfuegos, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La primera parada obligada es el Mirador, donde podremos observar todo el Valle de Viñales. Podrán elegir entre el Hotel de Viñales o casas particulares. Nosotros, como es tradición, elegimos casas particulares.

El pueblo de Viñales no es tan colorido como Trinidad, es un pueblo bastante más rural y nuestra primera y una de las pocas paradas en el pueblo fue en la plaza principal. El resto del camino, contratamos un tour que con furgoneta nos llevó a los lugares más destacados del Valle. No esperes grandes construcciones, Viñales en un lugar rural, pero las vistas no dejan de ser bestiales.

Al día siguiente recorremos la ruta del tabaco, aunque no somos fumadores, en Cuba se hace el mejor tabaco del mundo. Podemos hacer una excursión por los cultivos y las casas de secado, primeramente, para seguir viendo todo los procesos, despalillados, secado o molienda de tabaco. Está bastante curioso ver todo el proceso.

En Cuba hay mucha naturaleza

Mi apreciación de cuba es que es necesario ir muchos días porque el país engaña mucho, crees que lo ves en una semana o diez días, pero engaña. Además, su ambiente tranquilo hace que no tengas prisa y te quieras quedar más días por ese ambiente fuera del correcalles que es nuestro día a día.  

gestión de incidencias vuelingatención al cliente ryanair

Vetedeviaje.es

¿Quieres irte de viaje y no sabes cómo y dónde? Te enseño una gran cantidad destinos y trucos para irte de viaje. Si te quedas en casa es porque quieres
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram