tu blog de viaje

Roma, ciudad eterna

Roma fue la capital de uno de los imperios más importantes de la historia, por lo que cada esquina que cruces encontrarás cosas con un valor histórico casi incalculable. El legado del sacro imperio Romano de Occidente nos ha dejado casas, miles de kilómetros de calzadas, teatros, estadios, templos y un sinfín de enseres. Pero además de todas estas herencias romanas, también podemos encontrar muchos vestigios renacentistas y barrocos por toda la ciudad. Roma fue, junto a Florencia y Venecia, una de las grandes ciudades italianas donde más se fomentaron los movimientos culturales durante toda la edad media y la edad moderna.

Como datos curiosos de Roma, ha sido una ciudad que ha estado siempre habitada desde su creación, por eso, podremos ver construcciones de distintas épocas, una ciudad (o parte de ella) construida encima de otra. Esta ciudad alberga dentro de ella dos estados completamente independientes uno de otro: La República italiana y el Vaticano. Para terminar con las curiosidades de Roma, la leyenda dice que la ciudad fue fundada por Rómulo y Remo, dos hijos gemelos de Marte, dios de la guerra y fueron amamantados por la loba Luperca en una cueva del Monte Palatino y encontrarás referencias a esta leyenda repartidas por toda la ciudad.

Volar a Roma desde España es muy sencillo, ya que cuenta con numerosas rutas desde prácticamente todos los aeropuertos grandes de España, con una gran variedad de precios según la aerolínea. En cuanto al coste de la vida en Roma, es una ciudad turística, con lo cual no es un lugar barato para viajar, aunque tampoco es una ciudad excesivamente cara. Término medio, que es donde está la virtud.

Ciudad del Vaticano

La primera parada es uno de los platos fuertes (y más conocidos) de Roma: La ciudad del Vaticano. Para visitar el Vaticano es recomendable, incluso diría que obligatorio si quieres visitar los Museos Vaticanos, es sacar las entradas con antelación, porque las colas son interminables. Nosotros sacamos la entrada con una hora predefinida ya, calculad que en la basílica de San Pedro y en el Museo Vaticano podéis perder alrededor de un día entero.

Cuando llegas al Vaticano lo primero que te encuentras es una imponente plaza bastante conocida: La plaza de San Pedro. Esta plaza te resultará tan familiar por las audiencias papales, además de estar siempre concurrida porque es el punto de entrada a la basílica de San Pedro, la primera parada de nuestro viaje en el Vaticano.

La Basílica de San Pedro

La entrada a la basílica es gratis, pero vas a tener que ir antes de que cante el gallo si no quieres estar en una cola de entrada eterna (como todo lo que quieras visitar en el Vaticano, para qué engañarnos). La basílica de San Pedro no es solo un lugar básico dentro de la religión cristiana, sino que es, además, un enorme museo llenos de obras de arte de un enorme valor. Obras, la mayoría de ellas, procedentes de los periodos renacentista y barroco.

Tumbas Papales y de San Pedro

En un nivel inferior de la Basílica de San Pedro existe un lugar llamado las Grutas Vaticanas, donde podrás encontrar las tumbas de varios papas enterrados desde mediados del Siglo X. El problema es que es muy difícil bajar, y más si vas en verano, porque existe un cupo de personas limitado y no te dejan estar mucho tiempo. La tumba de San Pedro se encuentra bajo la basílica, pero, al igual que para las tumbas papales, es complicado porque las visitas guiadas son muy limitadas.

Subida a la cúpula de la Basílica

Son muchos escalones por un camino muy estrecho, pero merece la pena, las vistas que te ofrece la Cúpula de la Basílica de San Pedro son impresionantes, diría que, por lugar, tiene la más impresionante del mundo, por algo es una de las principales atracciones de la ciudad del Vaticano y su visita es obligatoria.

Subida a la cúpula vaticana

Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos son el lugar donde más tiempo tendrás que estar si quieres disfrutarlo del todo. Como hemos dicho anteriormente, compra la entrada Online y ve lo más temprano que puedas. Dentro de los Museos Vaticanos podrás encontrar la obra que sea quizás más impresionante que hayas visto jamás: La Capilla Sixtina. Pero no solo está esta capilla, también podremos ver las habitaciones de Rafaello: “Stanza della Segnatura”, “Stanza di Eliodoro” y “Stanza dell’ Incendio di Borgo”; las galerías geográficas, además de las innumerables pinturas y esculturas con las que cuenta este museo.

Coliseo Romano

Esta imponente mole de piedra, madera, hormigón y granito era conocida anteriormente como el anfiteatro de Flavio, pero pasó a llamarse el Coliseo porque a su lado se construyó el coloso de Nerón. Su construcción comenzó en el año 70 d.C. bajo el mandato del emperador Vespasiano y se terminó de construir en el 80 d.C. bajo las órdenes del emperador Tito. Las fiestas de inauguración del mismo duraron 100 días y, como curiosidad, hasta mediados del siglo XX fue el anfiteatro con mayor capacidad del mundo con capacidad para 65.000 personas.

Pese a los terremotos y los innumerables picapedreros, además de haber sido incluso cantera, le han hecho perder bastante de su aspecto original, pero aun así sigue siendo igual de imponente. Los asistentes se iban ordenado de mayor a menor rango, siendo los emperadores los que estaban más pegados a la arena. En esta arena se realizaban verdaderas atrocidades como las peleas de gladiadores, lucha contra animales o el sacrificio de cristianos.

Foro Romano

Quizás es, junto al Coliseo, la mayor muestra de poder del Imperio Romano. Aquí es el lugar donde se desarrollaba toda la vida pública y religiosa de la Antigua Roma. Cuando murió este imperio, fue enterrado poco a poco y, aunque en el siglo XVI ya se sabía de su existencia, las excavaciones no comenzaron hasta cuatro siglos después. En un principio, esta zona era pantanosa, tuvieron que crear uno de los principales sistemas de alcantarillados, la conocida Cloaca Máxima, para poder drenarlo.

Dentro del Foro Romano encontramos diferentes puntos de Interés: la Vía Sacra, que el camino que une el Coliseo con la Plaza del Campidoglio, la Curia, el arco de Tito, o la Columna de Foca, de más de 13 metros de alto.

El Monte Palatino

Según la mitología, este es el lugar donde se fundó la ciudad de Roma, ya que aquí se encuentra la guarida donde la loba Luperca amamantaba a Rómulo y Remo. Desde esta colina, cerca del foro y del Coliseo, podrás ver las ruinas de lujosas residencias romanas, ya que fue durante los primeros años del imperio el lugar que eligieron las familias influyentes para construir sus residencias.

Piazza Venezia

Al otro extremo de la Via dei Fori Impierali podemos encontrar la Piazza Venezia, donde podemos ver una imponente construcción de mármol a Víctor Manuel II, el primer rey de Italia. Junto a la plaza, además, podemos encontrar la famosa Columna de Trajano, donde en sus relieves podremos observar relieves para conmemorar las campañas militares durante el mandato de Trajano.

Piazza del Campidoglio

Dejamos de lado el antiguo imperio Romano para adentrarnos en el renacentismo y el barroco. La Plaza del Campidoglio fue diseñada por el propio Miguel Ángel y fue antiguamente el corazón político y religioso de Roma. En ella podemos encontrar el Palacio Senatorial, el Palacio de los Conservadores y el Palacio Nuevo.

El Panteón de Roma

También conocido como el Panteón de Agripa, este panteón es el templo romano que mejor se conserva en la actualidad. Su imponente planta e interior, con una apertura en la cúpula para que se elimine de luz natural todo el templo hace que sean uno de los edificios imperdibles de visitar en Roma. Se especula que su construcción acabó en el 126 d. C., pero no se conoce con exactitud porque Adriano acostumbraba a no indicar el año de fin de las construcciones.

Panteón de Roma

Piazza Navona

Bastante cerca del Panteón, nos encontramos la Piazza Navona, en el corazón del centro histórico de Roma. La Plaza Navona es la plaza de Roma donde pasan más personas al cabo del año. Sus coloridos edificios hacen un binomio especial con las tres fuentes que se encuentran en esta plaza: La Fontana dei Quattro Fiumi, La Fontana del Nettuno y La Fontana del Moro. Otra de las curiosidades de esta zona es la forma de la plaza, ya que no es redonda, porque se construyó en los restos de un anfiteatro de carreras de cuadras.

Fontana di Trevi

La fuente más famosa de Europa está en una pequeña plaza escondida. Si, os hablamos de la Fontana di Trevi. Esta fuente de estilo barroco fue diseñada por Nicola Salvi y Giuseppe Pannini. Posiblemente sea las fuentes donde se hayan hecho más peticiones de matrimonio en toda la historia. La tradición dice que, al echar dinero en la fuente, te aseguras volver a Roma en un futuro. Todo el dinero que tiene la fuente es recogido y entregado a organizaciones sin ánimo de lucro.

La fuente más famosa de Roma

Piazza di Spagna

La vía Condotti te lleva directamente hasta la hermosa plaza de España, una de las plazas más bonitas y fotografiadas de toda Roma. Sus grandes escaleras que te llevan hasta la iglesia de la Trinitá dei Monti, se convierten en una estampa perfecta para sacarles una fotografía. En esta fuente también se puede ver la fuente de Barcaccia, una de las más famosas de toda Roma.

Puente y Castillo de Sant’Angelo

Otro de los lugares imperdibles de Roma. Este puente fue una construcción del emperador Romano Adriano en el Siglo II d.C. para unir la ciudad con su nuevo mausoleo, el actual castillo de San Angelo. También se convirtió en un camino de peregrinos hacia la iglesia de San Pedro. Pero en el Siglo XVII se le encargó a Bernini la construcción de 10 ángeles que se posaran en los lados del puente.

Rio y vaticano
gestión de incidencias vuelingatención al cliente ryanair

Vetedeviaje.es

¿Quieres irte de viaje y no sabes cómo y dónde? Te enseño una gran cantidad destinos y trucos para irte de viaje. Si te quedas en casa es porque quieres
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram